Cirugía Plástica y Reparadora en Clínica Lo Curro

Las mujeres siempre se han preocupado por el paso del tiempo en su cuerpo, son múltiples las técnicas dermoestéticas no invasivas a las que puede acceder para lograr un rostro lozano, terso y renovado, logrando un aspecto rejuvenecedor y renovado en la piel.

El PRP es un concentrado producto de la centrifugación de la sangre del mismo paciente que se someterá al procedimiento. En este caso, el espacio entre los surcos y líneas de expresión, se rellena con el plasma rico en plaquetas, generando un desarrollo de la piel que produce una nueva generación de tejidos, por lo que la piel recupera su tonicidad.

Una de las ventajas de este procedimiento es su seguridad, ya que no presenta riesgos de infección ni alergias, debido a que se obtiene de la propia sangre del paciente. Es un tratamiento ambulatorio aplicable tanto en hombres como mujeres, que permite la reincorporación inmediata a las actividades de la vida diaria.

Rostro lozano, terso y renovado